Pasando la prueba

“Escucha lo que te mando: Esfuérzate y sé valiente. No temas ni desmayes, que yo soy el Señor tu Dios, y estaré contigo por dondequiera que vayas.»”

Josué 1:9 RVC

“Escucha lo que te mando: Esfuérzate y sé valiente. No temas ni desmayes, que yo soy el Señor tu Dios, y estaré contigo por dondequiera que vayas.»”

Josué 1:9 RVC

REPITIENDO APRENDEMOS.


¿Porqué Dios nos repite lo mismo? ¡Para que aprendamos! Cuando Íbamos a la escuela, una técnica que las maestras frecuentaban con nosotros era repetir, repetir y repetir. Porque el repetir hace que nuestro cerebro registre lo que estamos diciendo. Dios nos repite para enseñarnos, y para aplicarnos pruebas. Pruebas para ver si aprendimos y pruebas de su fidelidad y como en las escuelas, “prueba no pasada, es prueba repetida”.Cuando Dios repite algo, más vale prestar atención.

El Señor repite repite y repite, en esta ocasión, a Josué; uno, para que registre en su cerebro lo que Él piensa de él; dos, para que sepa en lo que quiere que se ocupe, y en lo que quiere que se desocupe y despreocupe. Repitir enseñanzas y repetir pruebas que nos benefician. El Covid_19 nos enseña que la vida es muy frágil, que somos como una flor que hoy puede estar en su máximo esplendor y mañana desaparecer. ¡El mundo está enfrentando una prueba y sabemos que aquí se requieren hombres como Josué! Al empezar a platicar con Josué, Dios le asegura algo:” Mientras vivas, estaré contigo.”


Tres puntos importantes:


1. Esfuérzate y sé valiente porque te toca repartir lo que Dios prometió.


“El que sigue”...

Somos la continuación de alguien más. Después de la muerte de Moisés surge Josué. Moisés era siervo de Dios y Josué lo era de Moisés, así lo registra la Biblia. Esto nos enseña que Josué había sido entrenado, guiado y capacitado por uno de los héroes de la Biblia, para la tarea que le esperaba.


Como hijos de Dios, tenemos promesas, privilegios y responsabilidades. Hemos sido entrenados, por eso Dios nos puso donde estamos.

Con la muerte de nuestros maestros (en este caso Moisés), no se acaba todo; surgen los discípulos que dan seguimiento al propósito divino. También “el morir a la carne” en nosotros, es como una semilla enterrada que florecerá en su momento oportuno. Asimismo, vemos que el Señor le da otra instrucción, con base en la misma frase: “esfuérzate y se valiente”

2. Pon mucho cuidado y actúa de acuerdo con lo que se te enseñó.

¿Como hago para prosperar y que todo me salga bien? Ten su Palabra a la mano, ya sea en libro o en digital. Medita su Palabra, (24/7) Actúa su Palabra (24/7). El Señor le repite a Josué, por si no hubiera escuchado, porque a veces oímos, pero no escuchamos.