¡Un corazón libre!

“Y ustedes no recibieron un espíritu que de nuevo los esclavice al miedo, sino el Espíritu que los adopta como hijos y les permite clamar: ¡Abba! ¡Padre!”Romanos 8:15 NVI

“Y ustedes no recibieron un espíritu que de nuevo los esclavice al miedo, sino el Espíritu que los adopta como hijos y les permite clamar: ¡Abba! ¡Padre!” Romanos 8:15 NVI

Dios es Soberano. Como creyente, esto me trae mucho consuelo en estos tiempos de incertidumbre, en el que al miedo le encantaría tomar las riendas de nuestro corazón. Pero Dios no quiere que nuestros corazones sean dominados por el miedo, sino que nuestros corazones sean gobernados y guiados por el poder de Su Espíritu Santo, Su paz, Su amor y Su gozo. Romanos 8:15 nos dice que no recibimos el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que recibimos el Espíritu de adopción por el cual clamamos: "Abba, Padre". Este es el corazón de Dios para sus hijas(os). Dios nos ama tanto, que no solo nos salvó, redimió y adoptó, sino que somos tan queridas por su corazón que podemos llamarlo Abba Padre, las mismas palabras que Jesús usó para dirigirse al Padre cuando oró en el Jardín de Getsemaní. Gálatas 4:6 nos dice que el mismo Espíritu de Su Hijo fue puesto en nuestros corazones para que nosotras, por instinto, clamáramos desde nuestro corazón "Abba Padre" con un amor profundo, cariñoso, personal y familiar (énfasis personal).

Romanos 8:16-17 continúa diciendo que el Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios y… coherederos con Cristo. ¡Esta es una verdad asombrosa! La mayor bendición del Evangelio es la adopción. Sí, la principal bendición del evangelio es la justificación a través de Jesús, que asegura nuestra salvación y esperanza en el cielo: ¡esto es asombroso en sí mismo, y estoy eternamente agradecida por ello! Pero no solo eso, somos bendecidos con el mismo favor que el Hijo tiene con el Padre y somos coherederos con privilegios como hijos de Dios: ¡esto es absolutamente increíble! El Juez que nos perdonó, nos ha adoptado y traído a su familia. Él ha tomado el espíritu de esclavitud y el miedo que venía bajo la ley, y lo reemplazó con el Espíritu de adopción y libertad, y Su Espíritu ahora vive en nosotros. Esta es una gran verdad para recordar, especialmente cuando nos sobrecoge el miedo. Con demasiada frecuencia no nos apropiamos de lo que es nuestro por gracia, a través de la fe, y retenemos un espíritu de miedo porque no creemos la verdad de la palabra de Dios y, por lo tanto, negamos la obra y el poder del Espíritu Santo en nuestras vidas. No nos engañemos dudando de la palabra de Dios o de su amor por nosotros como Sus hijos, especialmente durante estos tiempos difíciles. Dios ama bendecir a sus hijos, por lo tanto, debemos anticipar su bondad en nuestras vidas. "Así que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos". Hebreos 4:16 NVI

Así que clama al Padre que ama saber de Sus hijos, Aquel que promete caminar a través del fuego contigo, protegerte, llevarte, nunca dejarte o abandonarte, el Padre que lo sabe todo y que sostiene todas las cosas, Aquel que puede darte la paz, la sabiduría y la fortaleza para caminar por este valle. No debes temer aunque te hayas apartado , quizás Dios esté usando esta pandemia para llevarte de regreso a Él. Así que regresa a Él, Él te espera con los brazos abiertos.

Oración

Abba Padre, gracias por Jesús, gracias por amarme y adoptarme como tu propia hija. Perdóname por no confiar en ti cuando me asalta el miedo. Lléname de nuevo con tu Espíritu Santo. Dame un espíritu de poder, amor y dominio propio para navegar a través de estos tiempos difíciles, a fin de que pueda darte la gloria y atraer a otros hacia Ti, en el nombre de Jesús, Amén.


-Alejandra Santacruz

134 views0 comments

Recent Posts

See All